Los contratos entre padres-hijos para el uso del smartphone y la tecnología

Con la entrega del primer smartphone con conexión a Internet empieza una carrera por el control sobre el uso de esos dispositivos y el acceso a los contenidos, requiere que cada familia regule el uso de la tecnología y el acceso de la misma.

En muchos de los casos el primer contacto con el smartphone o Internet se realiza bajo la guía y control de un adulto, que pone las condiciones de uso y cierta vigilancia porque, educar a los hijos en competencias digitales demanda un acompañamiento de los padres o tutores más o menos continuado según la edad, incluyendo un cierto control sobre el uso de dispositivos y contenidos a los que tienen acceso. Esa patria potestad digital nunca, como hoy, había sido posible realizarla con ayuda de tantas herramientas y servicios que conforman un auténtico sistema de vigilancia de los hijos.

¿Cómo deben afrontar los padres esa fase de la educación de sus hijos? Básicamente de la misma manera que con otros ámbitos: acompañamiento y supervisión-control. En el caso del uso de la tecnología, el acompañamiento puede hacerse utilizando dispositivos y servicios, que brinda la misma tecnología. Herramientas o servicios no faltan para ello. Cuando no existía la tecnología digital los padres preguntaban u observaban con quién salía su hijo, qué hacía fuera de casa y cosas similares. Ahora se puede mirar en su Whatsapp o consultar su historial de navegación.

Publicado por Dr. Marino Latorre Ariño

Licenciado en Ciencias con especialidad en Químicas por la Universidad de Valencia. Realizó sus estudios de doctorado en la Universidad de Alicante (España). Es Doctor en Educación, mención Psicopedagogía, por la Universidad Marcelino Champagnat de Lima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *